El camino del emprendimiento no es fácil. Es estresante, difícil y no todo el mundo lo logra. Entonces, ¿qué nos impulsa a emprender? Generalmente, cuando trabajamos para otra persona, no nos sentimos completamente realizados. Requerimos lograr satisfacer nuestros impulsos personales, tomar nuestro futuro en nuestras manos y poner en marcha nuestras ideas.

La mayoría de las personas sueña con dirigir su propio negocio, pero muy pocos de ellos son los que finalmente se atreven.

1.-Te gusta lo que haces, pero no te gusta la empresa en la que trabajas.

Puedes tener el mejor trabajo del mundo, pero no te sientes cómodo en la empresa en la que trabajas, o no estás totalmente de acuerdo con la forma en la que se hacen las cosas.

2.-Has pensado hasta el agotamiento en ello

Todo el mundo en alguna ocasión ha soñado ser el dueño de una empresa, ser el líder de un equipo y seguir sus propias reglas. Tienes que hacer mas que soñarlo.

3.- Deseas ayudar a los demás

La verdadera motivación de los emprendedores, es la gratificante sensación de construir un equipo y brindar oportunidades a otras personas.  Oportunidades que también a ellos les negaron en alguna ocasión.

4.- Tienes apoyo

Una cosa que mucha gente no comprende del emprendimiento, es que no puede lograrse solo. “ojo” No solo nos referimos al aspecto económico sino también al moral y laboral ya que en múltiples ocasiones emprender un negocio no es tarea fácil.

5.- Tienes una idea genial

No solo se necesitan ganas para lograr ser un emprendedor. Debes tener un producto para vender que sea mejor que lo que ya se encuentra en el mercado. Las nuevas ideas valen a 10 centavos la docena, claro está, si no se ponen en práctica nunca serán provechosas.

6.- Tienes un plan

Las grandes ideas pueden ser muy buenas, pero no lograrán nada si no tienes un plan para llevarlas a cabo. Esto nos regresa al punto 4 tener apoyo de personas que nos ayuden a aterrizar nuestra idea con un plan para no vernos en la forzosa necesidad de decir que arruinamos nuestra brillante idea.

7.- Estás dispuesto a perseverar hasta lograrlo

La última pero la más importante tener en mente que no es fácil y que el camino vendrá con algunos obstáculos los cuales debemos de quitarlos y seguir luchando por ese sueño que tanto nos llenó de entusiasmo y que si lo hacemos bien, nos llenara de gratificantes y buenos resultados.

No importa qué tan buenas puedan ser tus ideas, no importa lo bien diseñado que sea tu plan, cuando emprendes siempre se correrá un riesgo. Incluso los empresarios con más éxito no lograron triunfar en su primer intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *